sábado, 18 de noviembre de 2017

FUMATA BLANCA.

Panorama político nacional de los últimos siete días Fumata blanca: el acuerdo del Gobierno con provincias y gremios Finalmente hubo fumata blanca entre gobernadores y poder central. Siguiendo la línea de Mendieta, el perro vizachiano que inventó Roberto Fontanarrosa (“Negociemos, Inodoro”), tanto el poder central como las provincias y la CGT , pese a chumbarse por los medios, consiguieron acortar sus diferencias. Así, las reformas que el gobierno venía impulsando (laboral, fiscal, previsional) avanzaron esta última semana, aunque tuvieron que asimilar los recortes y modificaciones impuestos por el indispensable trapicheo que incluyó también los amagues de empresarios que resisten cargas impositivas o caída de protecciones. Ahora, después del cierre del paquete en las mesas de negociación, viene el tiempo de formalizar los acuerdos, algo que queda a cargo de las Cámaras. Se supone que, llegada la hora, habrá allí mayorías dispuestas a convertir lo negociado en leyes. Negociemos, Inodoro Los negociadores oficiales no sólo cedieron bastante (particularmente ante los gremios), sino que terminaron inclusive consintiendo cambios en su plan de modificación del sistema de actualización de los haberes jubilatorios (que se aplica también a subsidios sociales), un punto en el que habían advertido que no se tocaría ni una coma. De hecho esa modificación aparecía como la clave de la bóveda de las reformas. Con el método de actualización que impulsaba el Poder Ejecutivo se encogían los aumentos a los trabajadores pasivos y se congelaba en términos reales sus ingresos (que se actualizarían en términos nominales cada tres meses, no de acuerdo al índice de la canasta de jubilados, sino al generalmente inferior del incremento general de precios). Por la vía de ese recorte previsional y de subsidios sociales, el plan del Ejecutivo esperaba ahorrar más de 100.000 millones de pesos, una suma que permitiría compensar a la provincia de Buenos Aires (recibirá casi la mitad de ese monto por sus reclamos referidos al Fondo del Conurbano) sin afectar a las restantes provincias, a las que, por otra parte, se les reparará el abandono progresivo del gravamen a los ingresos brutos. Los gobernadores y los jubilados Aunque a la mesa de los acuerdos no haya estado sentada ninguna representación sólida de los jubilados, el gobierno tuvo que retroceder en esas aspiraciones. Desde la mesa de los gobernadores se le transmitió a la Casa Rosada que esa modificación estaba destinada a a crear un gran ruido político complicaría el paso de los acuerdos por el Congreso y que, sin cambiar también esa propuesta, los propios acuerdos no podrían concretarse. Los líderes legislativos vinculados a las provincias habían registrado la atmósfera pesada que llegaba a sus bloques desde la calle y lo transmitieron a los gobernadores, que por cierto cuentan con su propio olfato político. El gobierno decidió escuchar la advertencia: en la Casa Rosada se sabía que el tema de la actualización de jubilaciones y subsidios también provocaba resistencias en un número de legisladores oficialistas. Se decidió, así, garantizar que ningún jubilado con 30 años de aportes acreditados gane menos que el 82 por ciento de un sueldo mínimo. Y que las actualizaciones trimestrales de los ingresos previsionales serán superiores a la inflación del período registrada por el INDEC. Puede alegarse que el sueldo mínimo que serviría de piso es muy bajo. También que los índices generales de inflación no reflejan adecuadamente la canasta de gastos de los jubilados. Todo se puede perfeccionar. Los jubilados probablemente encontrarán formas de hacerse oír por los políticos, por los gremios, por los medios y, por cierto, por una Iglesia que ha renovado su conducción y acentúa la prédica bergogliana contra “la cultura del descarte”. En cualquier caso, el aporte de los gobernadores contribuyó ya a mejorar políticamente la propuesta original del Ejecutivo y confirma así la virtud de la búsqueda de acuerdos y el trabajo colaborativo. Lo que no queda claro aún es con qué ahorros alternativos (o con cuáles recursos complementarios) financiará el poder central los compromisos que asume. La deconstrucción del cristinismo Por el momento se atiende más a la buena noticia de los acuerdos (un paso hacia la consolidación del nuevo sistema político) que a la letra más fina de estos. También ayuda a asordinar ese interrogante el ruido que se desprende de la deconstrucción del cristinismo. Una oleada epistolar, condimentada con expresiones en redes sociales y declaraciones pone de manifiesto la rápida fragmentación del liderazgo de la señora de Kirchner, imputada por varios de quienes fueron sus acendrados y notorios fieles de abandonar a su suerte a “leales que están presos por leales”. Aníbal Fernández, Guillermo Moreno y Luis D’Elía, tal vez anticipándose a avatares propios, se quejaron de que la Señora dejara en banda a Julio De Vido y a Amado Boudou. De Vido se había expresado por carta propia y por voz de su esposa. Alessandra Minnicelli, quien se quejó de que la expresidente “ ha tenido un gesto bastante inhumano hacia mi familia”. Se refería a aquella declaración de CFK, que textualmente había dicho: “"No pongo las manos en el fuego ni por De Vido ni por nadie. Las manos en el fuego, por mí y por mis hijos". Desde la forzada calma del penal donde aguarda ser juzgado, De Vido había respondido a esa frase con otra muy intencionada: “En realidad yo no conozco a nadie, y usted lector seguramente tampoco, que ponga las manos en el fuego y no se queme”. Un mensaje de familia a familia. Aníbal Fernández, golpeado lateralmente por casos como el FIFAgate y las confesiones del ex directivo de Torneos Y Competencias, Alejando Burzaco,ha decidido tomar distancia de la Unidad Ciudadana de la señora de Kirchner, un club que en realidad no mostraba mucho interés en tenerlo como socio. Se trata de signos de dispersión que hay que ubicar en un contexto en el que el peronismo poskirchnerista busca su propio destino, trata de reubicarse mirando al futuro y de despegarse de personajes y procedimientos “piantavotos”, es decir, cuestionados por la opinión pública. En ese clima son muchos los que consideran que el piantavotos es el otro. Mientras el cristinismo se dispersa y la jefatura de la expresidente es sometida a la acción del fuego amigo, la liga de los gobernadores y sus expresiones legislativas comienzan a perfilarse como una primera línea de reagrupamiento, en contacto con la fuerza sindical. El poder de los jueces Entretanto, la Justicia suma su propio escenario y su súbito vértigo a ese contexto. No siempre con la alegría del gobierno. En rigor, las relaciones entre el Ejecutivo y el Poder Judicial no atraviesan tiempos sosegados. La opinión pública no está satisfecha con la Justicia y ese hecho ejerce presión sobre el gobierno. También sobre los jueces, que tratan de mejorar su imagen apelando al ímpetu y a la espectacularidad. Desde la política (y desde el gobierno) se observa con perplejidad esa tendencia y se analiza con inquietud el riesgo de que los procedimientos que hoy son empleados sobre personajes como Boudou o De Vido, basados en una extensión de los criterios preventivos asentada en un reciente fallo redactado por el juez Martín Irurzun, puedan eventualmente ser aplicados a funcionarios actuales o futuros o a amigos del poder. Si la política amparó antes y castiga ahora a un juez como el camarista Eduardo Freiler, los magistrados que hasta hace poco hacían gala de morosidad y benevolencia en asuntos referidos a la política y los funcionarios, ahora cobran dinamismo y rigor para invadir ese territorio. En el fondo, parece haber una puja para desplazar el disgusto público a terreno ajeno. Jorge Raventos

SAQUEOS Y VENTILADORES

Saqueos y Ventiladores “Un verdadero príncipe, un gobernante que se precie de tal, debe ofrecer la vida antes que entregar la dignidad de sus súbditos y la suya propia”. Federico Andahazi Ninguno de nosotros –a esta altura, ni siquiera el 20% que la votó en todo el país en octubre- considera a Cristina Elisabet Fernández una verdadera princesa, ya que ha dado acabada pruebas de privilegiar sólo su interés, personal y pecuniario, antes que los de la Patria o, inclusive, a su partido político y, menos aún, que los de quienes robaron para la familia Kirchner durante décadas, en la Provincia de Santa Cruz y en todo el país más tarde. La Argentina, más allá de los inesperados y exitosos acuerdos que consiguió suscribir el Gobierno el jueves con los gobernadores y con la CGT, está inmersa en una situación económico-financiera sumamente complicada: necesita endeudarse en el exterior para sostener el imprescindible gradualismo (30% de los habitantes son pobres) en el ajuste por la debilidad del ahorro interno, tiene una de las más altas tasas de inflación del mundo, para intentar controlarla el Banco Central sube las tasas de las LEBAC a límites enormes, la presión impositiva es desmesurada, el costo laboral y previsional nos impide ser competitivos, el Estado tiene un déficit que alcanza al 10% del PBI, el colapso de la infraestructura vial y ferroviaria incide gravemente en los costos internos, y sobran en todas las administraciones públicas más de un millón de empleados, a los que no se puede despedir mientras no haya quien los absorba. Ese panorama, como es lógico, está incidiendo en la falta de inversiones genuinas, esas que inocentemente esperabamos como una lluvia. Sin ellas, resultará imposible que la Argentina crezca a un ritmo que le permita reducir el porcentaje de deuda en relación al PBI, colocando al país en una zona de gran vulnerabilidad ante la eventual aparición de “cisnes negros” en el mercado internacional; el default de Venezuela, ¿será uno de ellos? Ante esa combinación de factores negativos me pregunto cuánto ha incidido en ellos la feroz rapiña a que fue sometida la Argentina durante los últimos años. Si recordamos que durante la década pasada ingresaron en las arcas públicas nada menos que US$ 970 mil millones, y que el país quedó en ruinas, tendremos al menos una respuesta parcial. Sería suficiente pensar cuánto nos costó la ambición de Néstor Kirchner de quedarse con YPF en materia de pérdida del autoabastecimiento energético y, consecuentemente, en la enorme cantidad de esenciales divisas que nos hemos visto obligados a dilapidar para importar gas y electricidad, y de perpetuarse en el poder a través del más impúdico clientelismo, Pero no basta, porque día a día aparecen nuevos chancros expuestos que muestran hasta qué punto llegó el saqueo. Veamos algunos ejemplos que permiten una aproximación: los fondos desaparecidos de Santa Cruz; la mina de carbón de Río Turbio; los negociados con Hugo Chávez con bonos de deuda argentina; los inexistentes caminos y centenares de propiedades a nombre de Lázaro Báez; la venta fraudulenta de dólar futuro; el lobby de las constructoras encabezadas por Skanska y Odebrecht; la explosión del juego y la tolerada evasión impositiva de Cristóbal López; la penetración del narcotráfico gracias a la sociedad con Cristina y su gerente Anímal Fernández; los US$ 50 millones en propiedades en Miami del “valijero” y secretario presidencial Daniel Muñoz; “Sueños Compartidos” y la Tupac Amaru; Fútbol para Todos; los sobreprecios en los cargamentos de gas licuado; el enriquecimiento de Ricardo y Pablo Barreiro, Osvaldo Sanfelice y Martín Aguirres; el negociado de Ciccone; las cadenas de hoteles de los Kirchner y Relats; Rudy Ulloa Igor y su transformación de cadete en empresario de multimedios; la apropiación de tierras fiscales en Calafate; la malversación de subsidios en la Secretaría de Transportes (colectivos y ferrocarriles) y en el INCAA; el brutal incremento de la pauperización y su consecuencia en el crecimiento de los asentamientos y villas de emergencia; el latrocinio en el PAMI y en IOMA; las cajas fuertes de Florencia Kirchner; las montañas de dinero pesadas en “La Rosadita”; el gran abanico de medios de prensa sostenidos exclusivamente por la publicidad oficial; la Universidad de las Madres de Plaza de Mayo; los viajes de personajes en aviones privados y el transporte de diarios y medialunas a Río Gallegos en los Tango; etc., etc.. ¿Cuál fue el costo para el país de la disparatada guerra contra el campo que abortó por el voto “no positivo” de Julio Cobos? ¿Cuánto se robó con las indemnizaciones a los terroristas y a sus familiares? ¿A cuánto alcanzan los saldos de las cuentas de Cristina y su familia en las islas Seychelles y otros paraísos fiscales? ¿Cuánto nos costó y qué objetivo real tuvo la expedición de Guillermo Moreno a Angola?; ¿fue, como creo, para cambiar las montañas de billetes de € 500 que juntaba Néstor, para acariciarlos y entrar en éxtasis, por diamantes africanos? Sin duda, otra vez estamos hablando de miles de millones de dólares. Tal como algunos suponían y pocos esperaban, la sucesión de prisiones preventivas decretadas contra ex funcionarios de primer nivel del kirchnerismo ha provocado pánico entre los afectados, en especial porque el ánimo de todos ellos se vio francamente perjudicado por la falta total de solidaridad de la “noble viuda”; en la medida en que varios de quienes ahora viven atrás de las rejas han involucrado –como lo hizo ella misma- a sus propios hijos en la comisión de un sinnúmero de delitos gravísimos (lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, fraude y complicidad en la corrupción, etc.), la preocupación de cada uno se ha incrementado exponencialmente. Ya vimos “arrepentirse” a personajes menores como Leonardo Fariña y Federico Elaskar, pero ahora se han sumado Alejandro Burzaco y Alejandro Vanderbroele, que han comenzado a hablar de los negocios de Cristina y su hijo Máximo, de Amado Boudou, de Ricardo Echegaray, de Juan Manuel Abal Medina, de Gabriel Mariotto, de Julio Grondona y de Gildo Insfrán. Julio de Vido amenaza epistolarmente contar lo mucho que sabe y, seguramente, lo seguirán Lázaro Báez, tan pronto la remolona Justicia se lleve puestos a sus hijos, y Luis D’Elía y el propio Anímal Fernández, transformados en las más llorosas viudas de don Néstor. En esta materia, todo lo que leemos diariamente en la prensa no ha hecho más que empezar, y en Comorodo Py, con el despido de Eduardo Freiler, se respira un aire levemente más puro. Con certeza, las cárceles de Marcos Paz y Ezeiza se seguirán poblando de delincuentes como los descriptos, pero no podemos ni debemos resignarnos a que ése sea el único costo que deberán pagar. Es imprescindible que devuelvan las inmensas fortunas que han robado, para que sirvan para paliar, al menos en parte, el monumental daño que su accionar ha generado en términos de pobreza, miseria y costo argentino. De acuerdo con la definición del Tratado de Roma, el kirchnerismo cometió un verdadero genocidio, como bien saben los qom y los wichis. En estos días, está circulando por las redes una versión que atribuye al insólito e inexplicable viaje a Europa de Alicia Kirchner, Gobernadora de la Provincia de Santa Cruz, que se encuentra en crisis terminal, el propósito de buscar y negociar asilo político para su cuñadísima y sus hijos. Estoy convencido que se trata de un disparate, toda vez que hoy ningún país otorga protección a los acusados de corrupción; Alberto Fujimori, ex Presidente del Perú, fue extraditado por Japón, pese a ser ciudadano también de ese país, y hoy se pudre en una cárcel de Lima. Las excepciones, claro, son los falsos paraísos comunistas de Venezuela y Cuba, pero no me parece que, con las veleidades que la caracterizan, Cristina se muestre proclive a residir en ellos, donde le resultaría imposible exhibir sus joyas y sus exclusivas carteras Louis Vuitton. Bs.As., 18 Nov 17 Enrique Guillermo Avogadro Abogado Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02 Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003

viernes, 17 de noviembre de 2017

ARREPENTIMIENTO

ARREPENTIMIENTO Malú Kikuchi (17/11/2017) ”Señor me arrepiento…” desde la lejana infancia vuelven las palabras liberadoras con las que empezaba la confesión. Cuando esta terminaba, llegaba la alegría intensa de sentirme limpia de los errores cometidos. Pero el arrepentimiento, sentir pesar por haber hecho o haber dejado de hacer algo (definición del RAE), puede tomar muchas formas y los arrepentidos, a cambio de algo, pueden serlo delante de un juez. Vivimos en un país donde “el arrepentido”, hasta ahora, era denostado por ser un “buchón”. Palabra curiosa que en España significa una paloma que infla su buche, en México a los campesinos de Sinaloa, acá, un delator. Los chicos crecen con ese concepto, “buchonear” a un compañero está mal. Y crecen con esa mentalidad que se extiende a delitos mayores que pueden cometer sus pares de trabajo, o jefes, o funcionarios. Así nos fue en los últimos años. Pero ha sido tanto y tan grande la expoliación de los dineros públicos, que hasta nosotros, los reyes de la lealtad mal entendida, originada en la “omertá” mafiosa, el silencio impuesto bajo penas terribles, se ha permutado en actitudes lógicas. En octubre 2016, el congreso por unanimidad votó la ley del Arrepentido en casos de corrupción (ley Nº 27.304). Para “el arrepentido” el ingreso es voluntario, lo debe hacer por escrito, con abogado defensor, fiscal y el aval del juez. Debe comprometerse a denunciar con pruebas ciertas y verificables, hechos y personas que se atengan al delito por el que está imputado el arrepentido. Debe hacerlo antes de que se inicie el juicio. Si miente, le corresponde de 4 a 10 años de prisión. Si su delito mereciera prisión perpetua, no podría recibir menos de 15 años de cárcel. No podrán arrepentirse los ex y actuales funcionarios pasibles de juicio político (CN), ni los imputados por delitos de lesa humanidad. Los arrepentidos recibirán “el beneficio” de lo que en Brasil se llama “la delación premiada”, sólo después del dictamen de la sentencia. Entonces accederá al *Programa Nacional de Protección a Testigos e Imputados. Nuestro primer arrepentido fue Leonardo Fariña, joven y exitoso empresario, cercano a la farándula, que se confesó valijero y lavador del dinero de Lázaro Báez. Habló de La Rosadita, de la compra de campos y de la ruta del dinero K. Según el ministerio de justicia y DDHH, Alejandro Vanderbroele se acogió a la ley del arrepentido (por el momento), imputado en el caso de Formosa, Old Fund y Ciccone. Denunció a José Nuñez Carmona, Amado Boudou y a Oscar Parrilli, siendo este ex cabeza de la *AFI. Mientras, en un juzgado de Nueva York, EEUU, Alejandro Burzaco, ex CEO de Torneos (hermano de Eugenio Burzaco, secretario de seguridad de la nación), declara por el FIFAgate, la Conmegol y “fútbol para todos”. Dice haber pagado coimas por un total de US$160 millones a unas 30 personas. US$15 millones a Julio Grondona y siguen los nombres. Dice que su hermano lo previno que la policía federal lo iba a matar si hablaba. Esperemos que Julio De Vido entienda que arrepentirse y confesar ante un juez, es liberador. Lo mismo se espera de Boudou y de Etchegaray y de casi todos los ex funcionarios de los gobiernos kirchneristas. Y la inevitable pregunta: en la Argentina que vivimos estos últimos años, una Argentina absolutamente autocrática, donde no se movía un papel, ni se votaba o rechazaba una ley, sin órdenes de los presidentes K, ¿fue posible que tanto Néstor como Cristina no supieran de la enorme corrupción? Es difícil de creer. Arrepentirse es sanador, libera la conciencia, ¿tendrán conciencia de la pobreza que han generado, de la obra pública truchada, del pueblo al que han engañado? Probablemente, no. Pero esta bendita ley del arrepentido les acorta las penas de prisión que merecen por los delitos cometidos y puede que aporten las pruebas necesarias para llegar más alto, donde todo se imaginó y se puso en práctica. Arrepentirse es un verbo reflexivo porque implica una acción personal, la decisión de una persona, que puede ser emotiva o racional o ambas cosas, pero siempre es bienvenida, en particular por una Argentina necesitada de culpables castigados por la ley, que necesita recuperar el dinero que le robaron y que necesita conocer la verdad. RAE: Diccionario de la Real Academia Española CN: Constitución Nacional *AFI: Agencia Federal de Inteligencia *Ley Nº25.764

sábado, 11 de noviembre de 2017

FAYANDO Y FAYANDO

clip_image002 “Fayando y fayando”* “Nos envejece más la cobardía que el tiempo. El tiempo sólo arruga la piel. El miedo arruga el alma” Facundo Cabral Hoy la Justicia ocupa el lugar central de la vidriera donde se exhibe lo peor de la Argentina, tanto por el enorme desprestigio que la rodea, cuanto por la discusión acerca de las reformas necesarias. Las responsabilidades alcanzan a los tres poderes del Estado, y su buen desempeño, con independencia, seriedad y celeridad, resulta esencial para nuestra propia convivencia como sociedad y para la inserción de nuestro país en el mundo, con la consecuente llegada de indispensables inversiones: para que la incidencia de la deuda pública en el PBI descienda, éste debe crecer y, por otra parte, el millón de empleados públicos que sobran sólo podrán ser despedidos cuando la actividad privada pueda absorberlos. El inventario de los males que la aquejan incluye la modificación kirchnerista del Consejo de la Magistratura, la nefasta aceptación de la renuncia de los magistrados cuestionados, el inicuo comportamiento de los jueces federales, el enriquecimiento inexplicado de algunos, la falta de preparación de otros, la colonización del fuero penal por la escuela garantista (herencia de Zaffaroni), la industria de los juicios laborales, la enorme duración de los procesos, el colapso edilicio y la falta de equipamiento informático, el nepo/amiguismo en el ingreso del personal a la carrera judicial y varios etcéteras. Una vez más, y por razones cada vez más repugnantes, ha vuelto a ser cuestionada. Regresó a la picota por obra del Juez Ariel Lijo y su orden de detención del ex Vicepresidente, Amado Boudou. En la nota anterior, “Punteros, malandras y porongas”, ya expresé mi opinión sobre el tema, pero la difusión de las imágenes y filmaciones captadas durante el procedimiento ha suscitado una discusión que amerita otro análisis, ya que una parte de la ciudadanía y del periodismo se rasgó las vestiduras frente a la presunta e humillación a la que habría sido sometido el reo -se trata de un delincuente común, cómplice y testaferro del régimen saqueador que acaba de pasar a la historia- cuando se lo vio en piyama, descalzo y despeinado, mientras se le leía la orden de prisión. Comenzó una polémica, amplificada en las redes sociales, acerca de la eventual violación de los derechos humanos del imputado, y otra vez se reveló nuestro costado más hipócrita. Nada se dijo de los perjuicios directos que este incansable ladrón causó a los más humildes y desprotegidos de nuestros conciudadanos, muchos de los cuales siguen descalzos –hace poco tiempo se viralizó la fotografía de un chico en un colegio rural, sin zapatos, mientras portaba la bandera- sino que se olvidaron las situaciones, mil veces más graves, que afectan a los militares y civiles presos, muchos sin condena firme, desde hace tantos años. Los recientes presos por corrupción, mucho más jóvenes, son trasladados al Hospital Penitenciario de Ezeiza, donde pueden comprobar en carne propia la precariedad de las instalaciones y de los servicios que allí se brindan; pero los antiguos huéspedes son ancianos cuya edad promedio supera los 76 años y presentan patologías de toda índole, incluyendo numerosos de casos de cáncer terminal, están casi ciegos o paralizados. Entre los muchos casos que fueron llevados en penosas condiciones a los tribunales que los juzgan en los procesos mal llamados de “lesa humanidad”, hombres de edad muy avanzada, algunos de los cuales se encuentran afectados por males de Alzheimer y Parkinson, los más emblemáticos fueron los del General Antonio Bussi y del Comisario Luis Patti. Además de recordar que fueron elegidos por sus vecinos varias veces como Gobernador de Tucumán e Intendente de Escobar, respectivamente, fueron obligados a comparecer estando cuadripléjicos; sus penosas fotografías en camilla recorrieron el mundo y, sin embargo, no hubo queja alguna de parte de los organismos de pseudo derechos humanos, ni se levantó una sola voz desde la política que se refiriera a ellos. Ahora, muerto el primero y cuando los jueces decretaron la prisión domiciliaria del segundo, se organizan escraches para repudiarlo; ¿se necesita alguna muestra más de la tuerta mirada de esas organizaciones? Pero no fueron los únicos episodios aberrantes de este largo período de venganza caníbal que se desatara a partir de la llegada del kirchnerismo al poder y que el gobierno de Cambiemos no ha hecho nada por interrumpir. El mes pasado, desde el penal de Ezeiza fueron llevados a un tribunal de Bahía Blanca un grupo de detenidos; el traslado se efectuó en un camión celular, destartalado y sucio, a pesar de la avanzada edad –superaban los 82 años- y de las enfermedades de los imputados. Por la noche y durante doce horas, con las luces interiores encendidas permanentemente y las ventanillas cegadas, se los trató como ganado; entre otros comportamientos humillantes, el vehículo no se detuvo ni para que pudieran ir al baño –el existente en el interior estaba clausurado- y debieron utilizar en su reemplazo botellas provistas por los agentes penitenciarios. Tampoco hubo entonces queja alguna, ni reacción de la Secretaría de Derechos Humanos. El contraste con el trato brindado a los presos por corrupción, que incluyen traslados en avión y vehículos de alta gama, no puede resultar más repulsivo. El otro aspecto de la cuestión Boudou se centró en la orden de prisión preventiva del ex funcionario. La ley establece que esa medida de privación de la libertad se debe decretar cuando existe peligro de fuga o se puede poner el riesgo la investigación; dada la edad de los militares y su falta de medios económicos, pensar que puedan escaparse sería una estupidez, y nadie podría alterar las pruebas en hechos ocurridos hace cuarenta años. No puede exceder de los dos años, prorrogable por un año más si hubiera fundamentos. En el caso de los presos políticos, amén de otras aberraciones violatorias de todos los principios del derecho que sustentan el edificio de la civilización occidental -irretroactividad de la ley penal, juez natural, legalidad, principio de inocencia, etc.- esos límites han sido superados exageradamente. Para poner números concretos, hay que decir que el 76% no tiene condena firme, y el promedio de extensión de sus prisiones preventivas llega a los 6 años, aunque en algunos casos alcanzan a los 15; peor aún, 287 detenidos en esas circunstancias ni siquiera han llegado a juicio, o sea, nunca han sido declarados culpables de los crímenes que se le imputan. Tengo esperanzas en que la reciente renuncia de la Procuradora General de la Nación, la inefable Alejandra ¡Giles! Carbó, que tendrá efecto a partir del 31 de diciembre próximo, y la reforma de la ley del Ministerio Público, en tratamiento hoy en el Congreso, permita el rápido desplazamiento de los innumerables impresentables disfrazados de fiscales con los que colonizó los tribunales, con la obvia complicidad de esos otros canallas, los jueces -verdaderos asesinos togados- que llevaron adelante los juicios de la venganza. ¡Teléfono para Germán Garavano, Ministro de Justicia, y para Claudio Avruj, Secretario de Derechos Humanos! No se puede ser acomplejado ni timorato, en especial cuando enfrente están los mismos que pretenden destituir al Gobierno y convocan a organizar comandos de resistencia sin que a nadie se le mueva un pelo. Bs.As., 11 Nov 17 (*) De “Yira, yira”, tango de Enrique Santos Discépolo Enrique Guillermo Avogadro Abogado Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02

LEGAL Y LEGÍTIMO

LEGAL Y LEGÍTIMO Malú Kikuchi (10/11/2017) Es fácil confundir lo legal con lo legítimo, pero no son lo mismo. Legal es todo aquello que es refrendado y permitido por la ley. Legítimo, además de ser legal, no proviene de ninguna institución legislativa, pero confiere autoridad, aceptación y consenso por parte de la comunidad. Es decir que lo legal tiene que ver con la ley y lo legítimo con la aprobación de la sociedad. Mauricio Macri (Cambiemos) salió 2º en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del 2015, pero el 22/11, ganó el balotaje enfrentado a Daniel Scioli (FPV). En las PASO, 25/10/2015 , Scioli ganó con el 36,86% de los votos, frente a Macri que sacó el 34,33%. En el balotaje Macri se impuso con el 51,40%, mientras Scioli sacó el 48,60%. Votaron 25.738.560 personas, la diferencia fue del 2,8%. La diferencia de sufragios fue pobre, pero en las democracias se gana o se pierde por un voto. Cambiemos ganó a pesar del 2,8%. Se enfrentó a un país en ruinas que había que reconstruir. Al mismo tiempo que se gestionaba y se construía infraestructura, se intentaba cambiar la mentalidad de la mayoría de los argentinos, que creen en los mesías y en el irrealismo mágico latinoamericano. Con pobreza creciente, minoría en ambas cámaras, la mayoría de las provincias en manos de la oposición, se comenzó el arduo, largo y fructífero camino de la discusión de ideas, del debate, de aceptar que el otro a veces, tiene razón. Se construyeron consensos con una oposición (Frente Renovador y PJ) que hizo honor al difícil momento del país. Oposición, que no incluyó ni al FPV, ni a la izquierda. Se equivocaron desde el gobierno demasiadas veces, lo reconocieron y dieron marcha atrás. Por un tiempo este sistema fue casi una política de estado. La inflación se disparó, el déficit creció al mismo tiempo que lo hizo la pobreza. Se aumentaron las ayudas sociales y pareció que el populismo seguía como en la era K. Entonces el descontento se generalizó, entre votantes y opositores. Daba la sensación que se hacía más populismo para ganar las elecciones de medio término y así, finalmente, poder terminar con el populismo. Kafkiano. No se conocía un plan de gobierno concreto, y salvo en materia de política exterior donde todos los movimientos fueron exitosos y recolocaron al país en el mundo, el resto de las políticas fueron caóticas y difíciles de comprender. Llegaron las temidas elecciones legislativas del 22/10 de este año. CFK (Unidad Ciudadana) se presentaba como candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires y había ganado, una forma de decir, las PASO ante Esteban Bullrich (Cambiemos) por un escuálido 0,21%. Pero, en las democracias se gana o se pierde por un voto. Se votó. Inesperadamente, el mapa argentino se pintó de amarillo. La provincia de Buenos Aires a nivel senador, la ganó Cambiemos por el 41,38% (Esteban Bullrich-Gladys Gonzáles), frente a Unidad Ciudadana de CFK con el 37,25%. A nivel país, Cambiemos sacó el 40,59% y el kirchnerismo más aliados sacó el 21,03%. El panorama cambió, Cambiemos ahora ya no es solo legal, también es legítimo. Tiene el apoyo de la sociedad; el club del helicóptero se acabó. Con la legitimidad asegurada, el gobierno ha convocado a todos los sectores para proponer políticas de estado. Políticas que se discutirán, algunas se aceptarán, otras se mejorarán y otras morirán. Porque el gobierno no tiene mayoría en ninguna de las 2 cámaras, y eso es una bendición. Ojalá nunca más un gobierno argentino tenga mayorías absolutas, es la única forma de recuperar la república. Esperamos, con esperanza positiva, que Cambiemos inicie el camino del cambio que la Argentina necesita y al que la sociedad, con su voto, le ha dado acceso.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

REBELIÓN EN LA GRANJA

REBELIÓN EN LA GRANJA DE COMODORO PY: ORDENARAN LA DETENCIÓN DE CAPUTO Y ARANGUREN ANTES DE FIN DE AÑO Estos "Papeles Paraíso", ya tienen consecuencias, inesperadas hace una semana en todo el Orbe, comenzando por la casi inevitable abdicación de Isabel II, quien por esa lubricidad de sustraerse a pagar sus impuestos, ha depositado sus ahorros en un Fondo que azota de continuo mediante el anatocismo a los ingleses mas carenciados. Constituyéndose este affaire, en una gravedad institucional, por encima del enlace de Eduardo VIII con esa tal Wallis Simpson que, al final no era una mujer sino un hombre con todo en su lugar. Pero este nuevo escándalo, por sobre las comidillas que deambulan por todo el Reino Unido, sobre lo de la anciana Monarca y también de su renunciado Primer Ministro por su devoción a la pornografía, esta estableciendo nuevos parámetros, impensables hace días atrás. No por mera casualidad, a la contemporaneidad del episodio Británico, se ha sumado de inmediato el encarcelamiento de una decena de príncipes de la Familia Real Saudí. Este cambio de paradigmas, por su desmadrado e inmanejable vórtice, esta comenzando a desembarcar entre nosotros. Varias reuniones reservadas, pero no secretas, se están llevando a cabo, entre todos los Popes de ese Sanedrín de Retiro. Y con la multiplicación de tales debates, una nueva idea fuerza se esta formateando. Direccionada al estricto efecto que esa oxidada balanza de almacén que utilizan todos estos impresentables de la Justicia Federal, se equilibre un poco más hacia el centro de su eje. En resumidas cuentas, a punto de perder la libertad ambulatoria, Echegaray, Mínimo y Cristobalito -en ese orden- estos malandrines y okupas del otrora edificio de Vialidad Nacional, son de la idea de sanarse, ordenando el inmediato arresto del aun empleado de Shell y de "Toto" Caputo. En el primer caso, para ensortijar al petrolero con De Vido, justificando por conexidad la captura de Julito y en el segundo, para rescatar a su pariente Nicky y al primo presidencial Calcaterra -por ahora intocables-. Dicha sugerencia le fue impartida a Macricio en New York, donde concurrió cuarenta y ocho horas atrás, no para homenajear a nuestros fallecidos Hermanos Rosarinos que, tan solo fue una excusa. Para que en una inadvertida -para la Prensa Neoyorquina- habitación del quinto piso del Waldorf Astoria, recibiera precisas instrucciones por parte del jefe de gabinete del Vice Presidente Mike Pence, en un mitin que duro menos de cuarenta y cinco minutos. Dicho emisario le ha indicado que tiene que sacrificar a parte de su propia tropa. Después de todo, los Gringos no guardan empatia alguna por los intereses de una Petrolera que es anglo-holandesa y menos aun por ese bobo de Caputo a quien ni siquiera conocen. Pero están contestes sobradamente, acerca de las andanzas del Hijo Prodigo de Socma. Y como entienden como inconveniente ir tras sus pasos, le han indicado gráficamente que si pretende que todos los Organismos Multilaterales de Crédito le abran las puertas, debe entregar a sus dos estrechos colaboradores. De esa forma, bastante oblicua por cierto, Macricio tendrá que sacrificar un alfil y un caballo en este novel tablero de ajedrez. Le han otorgado hasta las Fiestas Navideñas, para que tome las precauciones del Caso y tuvo que asentir a ello. Como vemos las "coronitas" han abandonado nuestro Universo y nadie esta exento de dar con su osamenta en un Presidio, por muy alta jerarquía que posea y que no habrán Fueros que puedan poner a salvo a cualquier sospechado de corruptela Lo que me lleva a recordar un viejo proverbio andaluz que ya he referenciado alguna que otra vez: "En cama estrecha primero yo que mi Madre". Al menos aquí en Washington DC, todos damos por conocido el ultimo acto de esta vista; eso de la .... REBELIÓN EN LA GRANJA DE COMODORO PY: ORDENARÁN LA DETENCIÓN DE CAPUTO Y ARANGUREN ANTES DE FIN DE AÑO. Cordialmente Carlos Belgrano.- alarosadatodos@gmail.com

lunes, 6 de noviembre de 2017

IDEÓLOGOS

Pichetto e Irurzun, los ideólogos de la moderación y la línea dura del mani pulite por Carlos Tórtora Era previsible que las causas judiciales contra la corrupción, así como quedaron congeladas durante la campaña electoral, se activaran rápidamente ni bien se terminaran de contar los votos. La corporación judicial de Comodoro Py habría advertido claramente que distintos sectores con poder político estaban dispuestos a acusar a los jueces si no se producían decisiones relevantes en algunas causas. No sólo había una auditoría de gestión de causas en el Consejo de la Magistratura, sino que Elisa Carrió lanzó repetidas advertencias. Ahora, después que Julio De Vido y Amado Boudou perdieron su libertad, habría más figuras de primer nivel cerca de una situación similar. Algunos mencionan a alguien cuya detención podría tener aún más impacto mediático dada su trayectoria, Daniel Scioli. Es sabido que el ex motonauta no cuenta con el respaldo político de los gobernadores del PJ ni de su propia ex jefa CFK. Pero Scioli ya fue electo diputado nacional. El ex gobernador enfrenta dos procesos penales en la Provincia de Buenos Aires: uno por enriquecimiento ilícito y otro por lavado de activos y corrupción, en el que están incluidos varios de sus ex funcionarios. Pero algunos de los denunciantes consideran que sería mucho más transparente que tome las riendas de las investigaciones el fuero federal. Si un juez pidiera la detención, la Cámara de Diputados debería aparentemente seguir el precedente del caso De Vido y aceptar su desafuero si es que está justificado por la justicia. Pero el incipiente mani pulite criollo tiene particularidades que se relacionan con el nuevo diseño del poder político. Las detenciones de De Vido y Boudou, y muy probablemente las que sobrevengan de ahora en más, están basadas en la jurisprudencia establecida en septiembre pasado por los jueces de la Sala II de la Cámara Federal, Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia, al rechazar el fallo del juez federal Luis Rodríguez que había denegado el pedido de detención de Julio De Vido interpuesto por el fiscal Carlos Stornelli en el caso del fraude en las minas de carbón de Río Turbio. Lo que falló Irurzun no es nuevo en la jurisprudencia, pero sí es nueva su aplicación al caso de los funcionarios públicos procesados en los últimos años. En las causas penales ordinarias, los jueces suelen merituar si le otorga o no la libertad condicional al procesado en función del peligro de fuga existente. En este caso, el argumento para denegarla es otro: la influencia que puedan ejercer para obstaculizar la causa judicial desde su actual posición (De Vido como diputado y Boudou como un activo movilizador de influencias). Concretamente, Irurzun estableció en ese fallo nuevas pautas para meter presos a los funcionarios acusados de corrupción e inauguró una jurisprudencia más amplia, que debería preocupar a otros ex funcionarios que enfrentan causas y gozan de la libertad. Dijo Irurzun que, en estos casos complejos, con un daño considerable y la reiteración de los mismos acusados, hay particularidades que deben contemplarse. Dijo que no sólo se debe analizar si hay arraigo del acusado para decidir si existe riesgo de fuga o de entorpecimiento. Se debe considerar un "escenario formado por conductas que involucrarían serias irregularidades en el manejo de los fondos públicos por parte de funcionarios de distintas áreas del Estado y que, se presume, han tenido un desarrollo temporal extenso, lo que implica, a su vez, que se ha contado con las complicidades necesarias para garantizar su sostenido éxito". Estableció nuevas pautas para decidir la libertad: la complejidad de las maniobras, su magnitud, las concretas posibilidades de fuga y de entorpecimiento derivadas de los frentes judiciales abiertos en diversos expedientes, las relaciones personales, laborales o políticas de los acusados mediante las cuales mantienen la posibilidad de influir en las investigaciones, ya sea ocultando o alterando documentos o restringiendo la información que la Justicia les pide a los organismos públicos. Irurzun dijo que había que considerar si el caso involucra sumas millonarias que no se sabe dónde están y si la actividad de los acusados sólo es posible con una complicidad funcional extendida en el tiempo. Por lo que las posibilidades de entorpecimiento incluyen su capacidad de influencia. La doctrina Pichetto Lo notable del nuevo escenario es que en forma institucional, y a través de una de las cabezas del Senado de la Nación, este cuerpo parece consentir en una interpretación exactamente contraria a la de Irurzun, que es la base de las actuales detenciones. Miguel Ángel Pichetto, en un revelador reportaje de Perfil que Jorge Fontevecchia le hizo unas semanas atrás sostuvo lo siguiente: — “¿Le asignás alguna posibilidad de que Cristina Kirchner pueda no asumir o hacerlo por poco tiempo, siguiendo el camino de desafuero de De Vido? — No, no lo veo eso. El Senado tiene una línea digamos de definición, que está reflejada muy claramente en el fallo de la Cámara Federal que resolvió la procedencia de la candidatura de Carlos Menem a las elecciones recientes, que sostiene el principio de presunción de inocencia y el concepto de sentencia firme de naturaleza de cosa juzgada. Con lo cual, no veo que la voluntad popular pueda ser vulnerada por un mecanismo de desafuero en una instancia del proceso judicial, donde se está en la etapa de instrucción, en la etapa de investigación. — ¿Y por qué sería distinto del caso de De Vido? — Bueno, yo personalmente opino lo mismo, digamos, sin perjuicio de que ésta es otra Cámara y tiene su autonomía y decidirá qué hacer, yo creo que el desafuero procede ante sentencia firme. Esto en términos, digamos, también del principio constitucional de la inocencia. Esta es una posición que yo vengo sosteniendo y que no diría que es doctrina en el Senado, pero ha sostenido, digamos, en muchas situaciones individuales de pedido de desafuero, esta línea de definición política. — O sea, que para que haya sentencia firme, si llega, pasa a Casación y llega a la Suprema Corte, pueden pasar 25 años. — Bueno, eso es uno de los temas que tiene que resolverse en la Argentina que es un procedimiento y un proceso judicial más corto. Pero lo que sí es cierto, que si no hay sentencia firme, tu principio de inocencia se sostiene, no se cae ese principio. Esto es una línea muy clara y muy contundente desde el punto de vista judicial. La posición del Senado es de construcción más legalista y más de reconocimiento al voto del ciudadano. A ver, si analizamos el caso De Vido, más allá de la situación pública. Lo que digo y lo que sostengo es que De Vido ha estado a derecho, se ha presentado permanentemente en cada una de las citaciones judiciales, de hecho, hoy está siendo sometido a un juicio oral en el caso Once, nunca ha dejado de comparecer ante la justicia, no hay riesgo de fuga, tampoco me parece de interferencia en la acción de la investigación judicial, acaba de renunciar a la presidencia de la Comisión de Energía. Tengo una mirada más, digamos, más legalista de la cuestión. Sé que a lo mejor esto no es políticamente correcto, sé que a lo mejor aquellos que declaman con venganza mediática juicio y castigo”. La realidad es que ningún senador replicó los dichos de Pichetto que blindan no sólo a CFK sino a todos los senadores nacionales. La línea argumental seguida por éste se apoya en la doctrina y la jurisprudencia más tradicional, que limitaba las razones para dictar la prisión preventiva al riesgo de fuga, en tanto que Irurzun avanza en realidades más complejas: se trata de procesados con capacidad de ejercer influencias y que estarían administrando fondos obtenidos por vías ilícitas. Con este doble estándar, el horizonte de la lucha contra la corrupción parece oscurecerse significativamente. Si las posturas de Irurzun y Pichetto continúan firmes, pronto buena parte del gabinete de ministros y secretarios de CFK irá camino al juicio oral y ella también, pero sólo que en su caso no sólo seguirá en libertad sino que será una influyente senadora, la jefa de un amplio sector del PJ y tal vez candidata a presidente o a gobernadora dentro de dos años. Salvando las obvias diferencias, esto sería como si en el caso de los juicios por lesa humanidad hubieran quedado detenidos hasta los generales pero no Jorge Rafael Videla ni los demás miembros de las Juntas Militares. Desde ya que no hay decisión judicial que pueda imponerse a una decisión como la que tomaría el Senado si Claudio Bonadío pide el desafuero de la ex presidente. Pero la gravedad del caso ubicaría el tema cerca del conflicto de poderes. A través de los planteos recursivos que hagan los abogados defensores, la cuestión podría llegar a la Corte Suprema de Justicia, que debería decidir si con un fallo respalda a Irurzun y la línea dura o vuelve a posturas más tradicionales y coincide con Pichetto. Este conflicto no sólo va a marcar el rumbo de los procesos en marcha sino que le va a dar a Cristina Kirchner una centralidad política tan grande o mayor que la que tuvo Lula Da Silva con sus procesos en los últimos tiempos por el Petrolao y otros escándalos. El brasileño, político de raza, no se detiene ante nada y ya está en campaña para presidente otra vez. Como es obvio, en Comodoro Py hay un grupo de jueces y fiscales que interpreta que detrás de la doctrina Pichetto estaría Macri y cierto background de impunidad para CFK. Lo que implicaría, según como se presente el paquete, que termine pagando los costos políticos la Justicia, el Ejecutivo o ambos. Carlos Tórtora

Windows Live Messenger campaign